• Prácticamente todas las grandes empresas (99%) llevan a cabo actuaciones en estos ámbitos, mientras que entre las pymes y autónomos/as el porcentaje es de un 83% y 61%, respectivamente.
  • Las tres principales acciones de implementación son: identificar los ODS prioritarios (48%), desarrollar productos y servicios que contribuyan a los ODS (42%) y llevar a cabo proyectos de acción social (37%).

Tras cinco años desde su aprobación, la Agenda 2030 se ha convertido en el principal marco de referencia para canalizar acciones de sostenibilidad empresarial en nuestro país. En efecto, este marco de Naciones Unidas para el desarrollo sostenible es conocido ya por el 81% de las empresas españolas, mejorando la cifra en un 11% respecto al 2018. Así se desprende del informe “Contribución de las empresas españolas a la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030: una consulta integral” editado por la Red Española del Pacto Mundial en colaboración con la Secretaría de Estado para la Agenda 2030, dependiente del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 de España.

El estudio realizado por la iniciativa de Naciones Unidas en España a más de 1.900 empresas analiza el estado actual de implementación de los ODS dentro del sector empresarial del país, las cuales son mayoritariamente conscientes – un 89% de las empresas consultadas – de su impacto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Entre las conclusiones de este, la Red Española señala como uno de los datos más relevantes el hecho de que ya más de un 85% de las empresas afirmen estar trabajando en alguno de los ámbitos de los ODS. Una cifra realmente positiva pues muestra que prácticamente la totalidad del tejido empresarial está contribuyendo de alguna forma al logro de los ODS a nivel país. Si desgranamos los datos según el tamaño de la empresa, prácticamente todas las grandes empresas (99%) llevan a cabo actuaciones en estos ámbitos, mientras que entre las pymes y autónomos/as el porcentaje es de un 83% y 61%, respectivamente. Es especialmente relevante el dato de pymes y autónomos/as ya que, pese a que el marco de la Agenda 2030 no es conocido en profundidad por muchas de las empresas de menos de 250 trabajadores/as (solo un 36% de las pymes y un 23% de los autónomos/as lo conocen en profundidad), la mayoría de estas sí trabajan en los ámbitos de los ODS.

En concreto, los ámbitos en los que más trabajan las empresas son el ODS 5 Igualdad de género, el ODS 3 Salud y bienestar y el ODS 13 Acción por el clima. En la otra cara se encuentran los ámbitos menos trabajados son los relacionados con el ODS 14 Vida submarina, ODS 2 Hambre cero y ODS 16 Paz, justicia e instituciones sólidas. 

En palabras de Cristina Sánchez, directora ejecutiva de la Red Española del Pacto Mundial “Es altamente satisfactorio ver cómo tanto el conocimiento como las actuaciones de las empresas en cuanto a los ODS van ganando peso a lo largo de los años, pero aún nos queda mucho camino por recorrer. A diez años del 2030, todavía una gran parte del tejido empresarial español, especialmente en lo que respecta a las pymes y autónomos, no conocen este marco y/o no desarrollan ninguna acción para contribuir al mismo. Si queremos que los Objetivos de Desarrollo Sostenible se cumplan en el plazo fijado, hemos de cerrar esta brecha entre grandes y pequeñas empresas y unir a todo el tejido empresarial por unas mismas metas: las 169 que nos marca la Agenda de Naciones Unidas para el desarrollo sostenible”

El paso del compromiso a la acción: actuaciones empresariales específicas en materia de desarrollo sostenible

Durante el proceso de consulta la Red Española ha considerado importante profundizar en las acciones, políticas y medidas específicas que las empresas están llevando a cabo para contribuir a la Agenda 2030, con el objetivo de ofrecer una instantánea sobre la materialización de los compromisos mostrados por las mismas y de evaluar la integración de la sostenibilidad dentro de las entidades consultadas.

En este sentido, las tres principales acciones de implementación llevadas a cabo por las empresas consultadas son las siguientes: identificar los ODS prioritarios (48%), desarrollar productos y servicios que contribuyan a los ODS (42%) y llevar a cabo proyectos de acción social (37%).

En cuanto a las políticas, las tres más extendidas entre las empresas españolas son la política de salud y bienestar para empleados/ as (54%), el código ético (53%) y la política medioambiental (50%). Las políticas relativas a innovación, lucha contra el cambio climático y movilidad sostenible suelen ser las menos frecuentes, especialmente esta última: solo un 16% de las empresas consultadas afirman disponer de una política de movilidad sostenible.

En este punto, resulta interesante comprobar que, en ciertos ámbitos, las empresas suelen disponer de políticas relacionadas con el desarrollo sostenible, pero no de medidas para ponerlas en práctica. Por ejemplo, un 47% de las empresas consultadas dispone de una política de RSC, pero solo el 27% forma a sus empleados/as en sostenibilidad; en aspectos medioambientales, un 50% dispone de políticas de medioambiente, pero solo un 28% mide sus emisiones de CO2; en el ámbito de anticorrupción, un 53% dispone de un código ético, pero solo el 25% dispone de canales de denuncias.

Ligando estos datos con la implantación de medidas relacionadas con el desarrollo sostenible dentro de la organización, entre los resultados de la consulta destacan aquellas relativas a conciliación laboral e igualdadcomo las de conciliación laboral y flexibilidad horaria (62%), medidas de teletrabajo (62%) y planes de igualdad (47%). También los procesos de economía circular (mejora en la gestión de los desechos, reducción, reciclaje y reutilización) son muy trabajados entre las empresas consultadas (43%). En el terreno medioambiental, despunta la medición de huella de carbono entre las grandes empresas, un 63% de ellas lleva a cabo esta medición de emisiones y prácticamente el mismo porcentaje se compromete a reducir sus emisiones de CO2 y utilizan energías renovables. Entre las pymes y autónomos/as la medición de huella de carbono se reduce a un 18% y un 5% respectivamente.

Por último, en la cola de estas medidas se encuentra la gestión responsable de la cadena de suministro y el trabajo en derechos humanos. Concretamente, sólo el 8% de las empresas consultadas evalúa sus impactos en derechos humanos, el 15% incorpora en los contratos con sus proveedores cláusulas contractuales en materia de sostenibilidad y únicamente el 20% evalúa a sus proveedores bajo criterios sociales. Estos porcentajes se reducen considerablemente al enfocar el análisis en empresas de menos de 250 empleados/as.

Consulta a continuación el informe completo sobre la “Contribución de las empresas españolas a la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030: una consulta integral”.

Descarga aquí la infografía resumen.