El galardón del ODS 12, producción y consumo responsable, en la II edición de los Reconocimientos go!ODS ha sido para dos proyectos que han registrado un empate en votos: Life Zero Cabin Waste de Iberia y el proyecto EKOMODO. Ambas iniciativas muy orientadas a la economía circular, son también un buen ejemplo del trabajo en alianza a favor de los ODS. 

El primero tiene como objetivo mejorar la gestión de los residuos derivados del servicio de catering de los vuelos de IBERIA, tanto los residuos denominados categoría 3 (generados en vuelos comunitarios) como los de categoría 1 (generados en vuelos no comunitarios).

Para llevarlo a cabo, la compañía ha desarrollado el proyecto en 4 fases: en la primera fase de análisis se ha llevado a cabo la caracterización de los flujos y fracciones según el tipo de vuelo, la revisión de oportunidades para minimizar y reutilizar los residuos y la realización de consultas a las partes interesadas y diseño de un nuevo proceso de reciclaje. La segunda fase considera las acciones de implementación, como formar a la tripulación y al resto de personal implicado, así como al ajuste de los equipos para el nuevo proceso de reciclaje. La tercera fase consiste en la monitorización del impacto de las acciones del proyecto para finalmente realizar la comunicación y acciones de difusión en la última fase.

Esta iniciativa también tiene impactos en otros Objetivos de la Agenda 2030, como el ODS 13: de acción por el clima, ya que, con la aplicación de este modelo, la compañía pretende reducir sus emisiones en 4.000 toneladas de CO2 al año. Asimismo, esta iniciativa es un ejemplo del trabajo en alianza, en línea con el ODS 17, ya que se realiza en consorcio con otras cuatro empresas: Ecoembes, Ferrovial Servicios, Gate Gourmet y ESCI-UPF.

Por su parte, EKOMODO es un spin-off de la planta Eko-REC, dedicada al reciclaje de botellas de plástico convirtiéndolas en dos materiales bien diferenciados: lámina de PET (que se venden principalmente al sector de la alimentación) y fibra de poliéster (que se utiliza para realizar componentes de automoción).

De esta forma, a través de la materia prima obtenida en la planta, Eko-REC realiza productos del día a día con calidad, con estilo y sostenibles para el día a día, según sus responsables. El objetivo de esta spin-off es impactar en la sociedad acercando productos ejemplares en cuanto al reciclaje y la economía circular para fomentar su práctica.

Para sus responsables, una de las líneas más importantes de este proyecto es la investigación. En este sentido, Eko-REC también se dedica a investigar el potencial de reciclaje de nuevos materiales de plástico que hoy por hoy no se reciclan, como suelas de zapatillas, ropa de poliéster, tapones de HDPE y etiquetas de LDPE. Para esta labor, la empresa establece alianzas con universidades y centros de investigación del País Vasco, con los que realizan experimentos en materia del reciclaje del plástico y reclutan personal con talento concienciado con el medioambiente. En concreto, estos centros educativos son la Universidad de Mondragón, la Universidad de Deusto, la Universidad de Navarra y la Universidad Pública del País Vasco.

En cuanto a sus resultados, gracias al uso de estos materiales reciclados, se evita el consumo de nuevas materias primas y se reduce un 20% el consumo de agua, un 50% el consumo de energía y un 60% los gases efecto invernadero en el proceso de producción.

Ambos proyectos han sido previamente reconocidos. En el caso de Life Zero Cabin Waste, fue galardonado con el premio Recuwaste 2018, entre otros reconocimientos, y forma parte del programa LIFE de financiación de la Unión Europea. En el caso de EKOMODO, éste ha sido financiado por BIC Berrilan Gipuzkoa, con una ayuda económica de 35.000€ y ha resultado semifinalista en los premios Europeos de Innovación Social de la Unión Europea.

Todos los galardonados de la II edición de los Reconocimientos go!ODS.