A menudo incidimos en la importancia de gestionar de forma responsable la cadena de valor exponiendo los riesgos que supone hacerlo mal o no hacerlo: riesgos ergonómicos de empleados/as, trabajo forzoso, perjuicios al medioambiente…. Argumentos de peso para aventurarse en la gestión del desarrollo sostenible, pero que, por si no resultaran suficientes por sí mismos, también van de la mano de oportunidades y beneficios.

A continuación, se presentan algunas de las principales oportunidades abordadas en nuestro White paper nº3 “Gestión responsable de la cadena de suministro: trasladando el compromiso por la sostenibilidad a los proveedores” que pueden resultar un revulsivo definitivo para invertir en la correcta gestión de la cadena de suministro.

Oportunidades en la gestión responsable de la cadena de suministro

1. Responder a las demandas de los consumidores: cada vez más, las empresas están sometidas al ojo examinador de los consumidores, que reclaman una mayor transparencia de las mismas referente a su actividad dada su creciente concienciación sobre el consumo responsable. Por ello, el hecho de gestionar de forma sostenible la cadena de suministro y aportar información sobre la trazabilidad de sus productos y servicios, ayudará a las empresas a generar una mayor confianza y valor para el consumidor.

2. Adelantarse y adaptarse a las nuevas normativas: como en otros aspectos de la sostenibilidad empresarial, la gestión responsable de la cadena de suministro también está siendo objeto de las crecientes medidas legislativas. Concretamente, en el paper se señalan la Ley en materia de información no financiera y diversidad, que obliga a las entidades con más de 250 empleados/as a reportar información sobre la gestión sostenible de sus proveedores, y la posible legislación europea relativa a derechos humanos, que obligaría a las empresas europeas a evaluar los impactos de derechos humanos en la cadena de suministro. Teniendo en cuenta estos aspectos, aquellas empresas que ya estén implementando estos modelos de gestión responsable tendrán mucho más fácil adaptarse a la legislación presente y a la futura.

3. Conseguir una mayor eficiencia en los procesos: este es uno de los puntos más importantes a interiorizar por las empresas. Y es que, como hemos señalado antes, la apuesta por la sostenibilidad, como el establecimiento de un modelo de producción circular en lugar de lineal, puede llevar a una reducción de recursos, lo que repercutirá también en el ahorro de costes.

4. Mejorar la resiliencia: como se reveló en el informe “Contribución de las empresas españolas a la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030: una consulta integral”, el 82% de las empresas españolas afirma que la implementación de los ODS les ayuda a ser más resilientes. A modo ilustrativo, el hecho de utilizar fuentes de energía renovables, por ejemplo, hace que las organizaciones no dependan del suministro ni la volatilidad en el precio de los combustibles, lo que les asegura una mayor estabilidad.

5. Desarrollar productos sostenibles: para que un producto o servicio sea sostenible, lo ha de ser también toda la cadena de valor. Al igual que la sostenibilidad del producto no termina con su consumo, ya que hay que tener en cuenta las opciones de reciclaje al final de su vida útil, tampoco comienza con su lanzamiento al mercado. Antes de este hito, habrá que tener en cuenta la sostenibilidad de los procesos llevados a cabo 


Si quieres saber más sobre cómo asegurar que tu negocio sea sostenible al 100% consulta el paper completo aquí.

Si quieres formar parte del mayor movimiento mundial por la sostenibilidad ¡HAZTE SOCIO! y da un paso adelante en tu compromiso.

Conoce con mayor detalle nuestra aportación de valor consultando nuestro exclusivo CATÁLOGO DE SERVICIOS.

Si estás interesado/a, déjanos tus datos en este FORMULARIO y nos pondremos en contacto contigo.

¡Únete a la DÉCADA DE ACCIÓN!