La importancia de la plantilla como grupo de interés al que hay que prestar especial atención ha sido tradicionalmente reconocida, pero con el estallido de la pandemia de la COVID-19 ha pasado a otro nivel. Empresas de todo el mundo, y especialmente españolas, se han volcado con el cuidado de sus empleados a través de diferentes medidas de conciliación y protocolos de seguridad y salud laboral. Acciones que ya han empezado a tomar peso en las memorias de sostenibilidad como sugiere el análisis “Comunicando el Progreso 2020: una llamada a la acción sostenible y al reporte empresarial” de la Red Española del Pacto Mundial. 

En él se pone de manifiesto el aumento de los indicadores relativos a la promoción de la salud y el bienestar entre los empleados/as, que se incrementan entre las empresas del IBEX35 de un 63% a un 94% y en las entidades adheridas al Pacto Mundial en España, que rozan el 70%. En cuanto a las medidas de conciliación laboral, se aprecia un avance muy pronunciado entre las empresas españolas adheridas al Pacto Mundial, de un 34% a un 73% y con casi un 90% en el caso del IBEX 35.

Y es que no debemos olvidar que el activo más preciado de una empresa son sus propios trabajadores. Son ellos, los que con su dedicación, esfuerzo y talento van a acabar decantando la balanza de cualquier compañía o negocio hacia el lado del éxito o del fracaso, lo que posiciona la motivación laboral como un valor con gran potencial en el que invertir. 

Para crear un buen ambiente laboral es vital contar con políticas y medidas relativas a la no discriminación de la plantilla. Estas son, de hecho, un estándar para prácticamente todas las empresas del IBEX35 (97%) y para la mayoría de las empresas españolas del Pacto Mundial (80%), considerando los datos de la consulta.

Fuerte influencia tiene también en este bloque la legislación vigente, como el Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social. Éste, unido al compromiso de las empresas con el ODS 10 de Reducción de las desigualdades, ha hecho que la inclusión de las personas con discapacidad crezca de forma considerable, concretamente un 20%, entre las empresas del IBEX 35, siendo reportada por 33 de las 35 empresas del índice bursátil. El global de las entidades españolas adheridas a nuestra iniciativa también reflejan un incremento, aunque no tan pronunciado en este ámbito, alcanzando el 58%. En este sentido hay que apuntar a la diferencia existente entre pymes y grandes empresas, siendo estas medidas de inclusión capitalizadas por las grandes con un 78% frente al 46% de las pymes.

Por último, la erradicación del trabajo forzoso y explotación infantil también registra datos positivos, aunque todavía insuficientes dada la importancia de estas acciones para asegurar los derechos humanos y laborales de las personas en el mundo. En este sentido, es destacable el caso del IBEX 35, en el que a pesar de aumentar un 11% sólo 26 de las 35 empresas reportan esta información. 

En general, según el análisis llevado a cabo por la Red Española, el desempeño de las empresas analizadas sobre las condiciones laborales es notable, siendo uno de los bloques más trabajados por las entidades adheridas a la iniciativa. Las tendencias, además, auguran un gran avance en esta materia durante los próximos años en los que el cuidado de la plantilla se asentará como uno de los pilares fundamentales para el progreso empresarial.

Consulta el informe completo aquí.

Si quieres formar parte del mayor movimiento mundial por la sostenibilidad ¡HAZTE SOCIO! y da un paso adelante en tu compromiso.

Conoce con mayor detalle nuestra aportación de valor consultando nuestro exclusivo CATÁLOGO DE SERVICIOS.

Si estás interesado/a, déjanos tus datos en este FORMULARIO y nos pondremos en contacto contigo.

¡Únete a la DÉCADA DE ACCIÓN!