La presidenta del Pacto Mundial de Naciones Unidas en España, Clara Arpa, ha comparecido hoy en la Comisión Mixta para la Coordinación y Seguimiento de la Estrategia Española para alcanzar los ODS con el objetivo de exponer la visión de Pacto Mundial sobre el documento de la Estrategia, una vez el Consejo de Ministros ha aprobado sus líneas directrices.

En el inicio de su comparecencia, Arpa ha pedido a la Comisión actuar con urgencia sobre la Agenda 2030, tal y como reclama la Década de Acción por los ODS proclamada por el Secretario de Naciones Unidas, António Guterres.  

“Por fin la Estrategia de Desarrollo Sostenible tiene una fecha, pero esto solo significa que no podemos disminuir la presión. Nos quedan solo diez años, señorías, hemos consumido un tercio del tiempo, y ahora tenemos que recuperar el tiempo perdido y remontar una pandemia. No es imposible del todo. Pero todos tenemos que estar alineados”. Clara Arpa

La presidenta del Pacto Mundial en España también ha puesto de relieve los datos extraídos del proceso integral de consulta con el sector empresarial realizado por la iniciativa a nivel local el pasado 2020. Una exposición que ha realizado desde dos perspectivas: estableciendo en qué punto se encuentran las empresas españolas y qué pueden aportar a la Estrategia de Desarrollo Sostenible 2030 (EDS) y, por otro lado, poniendo sobre la mesa las expectativas que tiene el conjunto empresarial sobre ésta. 

Entre las cifras más relevantes, ha destacado el alto grado de conocimiento de las empresas españolas sobre el marco de los ODS y la voluntad de una gran parte del sector empresarial, más de un 40%, de integrarlos en su estrategia de negocio para contribuir al éxito de la EDS. Con ello, Arpa ha instado a los decisores políticos a valorar el compromiso de las mismas con la Agenda 2030 y a apoyarlas y aprovechar su voluntad como una fuerza a favor, pues según Arpa, “constituye un potencial muy relevante que a veces sentimos que no se está teniendo lo suficientemente en cuenta”.

Este apoyo o acompañamiento de las administraciones públicas al tejido empresarial que demanda la presidenta del Pacto Mundial en España responde además a las peticiones que hacen las empresas de cara a la EDS y que incluyen el establecimiento de incentivos, medidas concretas y el impulso de la colaboración multiactor. En este sentido, Clara Arpa ha puesto voz a las empresas asegurando que “nos piden que se les facilite implementar el marco de los ODS en sus actividades y operaciones; los autónomos/as piden en primer lugar recursos y herramientas por encima de cualquier otra medida. Literalmente, nos han dicho que este tipo de empresas están inmersas en solucionar sus problemas del día a día y necesitan apoyo y colaboración de la administración para interiorizar la Agenda y trasladarla a sus estrategias. Algunos ejemplos que mencionan: contar con el apoyo de expertos, formación, conocer buenas prácticas y casos concretos de empresas similares que ya estén implementando los ODS de forma efectiva, así como la creación de hojas de ruta sectoriales con objetivos y herramientas comunes”.

Asimismo, Arpa ha hecho hincapié en la importancia de “optimizar el papel transformador que tienen las empresas” y ha señalado que “España es un buen país para contar con el sector empresarial, siendo desde hace muchos años el país con más empresas firmantes del Pacto Mundial”. En este sentido, ha invitado a trabajar colectivamente juntos, pues “está demostrado que las empresas que asumen estos Diez Principios tienen un mejor rendimiento en sostenibilidad y una manera diferente de hacer negocios”.

El apoyo a las pymes y autónomos, la importancia de poner en un primer plano los derechos humanos y el impulso de las finanzas sostenibles han sido otros de los asuntos que ha tratado la presidenta, haciendo hincapié en este último como herramienta para acelerar el cumplimiento de la Agenda 2030.

Por último, Arpa ha finalizado su discurso haciendo un llamado a la coordinación entre todos los agentes implicados – administración pública, empresas, organizaciones, etc – mediante la creación de espacios público-privados de colaboración efectiva y a la inclusión de las empresas dentro de los indicadores de la Estrategia ya que éstas necesitan “indicadores claros y un sistema homogéneo y comparable para medir el impacto de sus acciones”. Todo ello, ha remarcado que “ha de aplicarse con urgencia, acelerando más allá de la publicación de la Estrategia de Desarrollo Sostenible en junio. Acelerando hasta la meta, el año 2030”.