Desde que, impulsados por Naciones Unidas, se aprobaran los Objetivos de Desarrollo Sostenible por 193 dirigentes mundiales en el año 2015, hemos creído y defendido que constituyen, sin duda, una gran hoja de ruta de la humanidad hasta 2030. Una hoja de ruta conjunta que debe llevarnos a construir un planeta más sostenible y una sociedad más equitativa. Y las empresas jugamos un papel fundamental en su consecución, en su impulso y en inspirar a otros a hacer su parte. Se trata de garantizar la supervivencia de nuestros negocios, claro, pero también de que podamos operar en un mundo más justo, más equilibrado, más fuerte y mejor para todos los que habitamos en él.

En el caso de Coca-Cola y para contribuir a la consecución de estos objetivos, contamos con nuestra estrategia de Sostenibilidad para Europa Occidental, ’Avanzamos‘, que recoge nuestros compromisos y objetivos en seis áreas de actuación para 2025: bebidas, envases, sociedad, agua, clima y cadena de suministro. Mediante esta estrategia logramos contribuir a conseguir un cambio relevante en 14 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, a través de nuestro negocio en todas las actividades que nos son concernientes. Un futuro mejor será posible si todos somos conscientes de la necesidad de actuar de manera sostenible a lo largo de nuestra cadena de valor. Como referentes en el sector de la alimentación y las bebidas, somos conscientes de que tenemos un importante papel que desempeñar para afrontar los retos que estamos viviendo.

En 2019 redefinimos nuestro propósito global “Refresh the world. Make a diference” (Refrescar el mundo. Marcar la diferencia). Este propósito marca también nuestra visión que es desarrollar las marcas y bebidas que la gente espera de nosotros. Y hacerlo a través de un negocio más sostenible que sea capaz de construir un futuro mejor para todos, de marcar la diferencia en la vida de las personas, de las comunidades y de nuestro planeta.  

Queremos hacer crecer nuestro negocio minimizando el impacto de nuestra actividad para que nuestros empleados, clientes y accionistas sientan que somos una empresa confiable. Nuestros stakeholders cuentan con nosotros para abordar muchos de los desafíos sociales y ambientales actuales. Sus puntos de vista y prioridades continúan desempeñando un papel fundamental en el desarrollo de nuestra estrategia y de nuestro plan de acción.

Pero sí hay algo en lo que creemos firmemente es que en una situación como la actual, el ODS 17, centrado en la construcción de alianzas, es más importante que nunca. La crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto que nuestra sociedad es vulnerable y que las soluciones a los grandes problemas son fruto de la colaboración de múltiples actores y de que empresas, instituciones y gobiernos trabajen por una recuperación sostenible.

Dentro de este propósito, en el último año hemos firmado tres compromisos: Green Recovery Deal, con el objetivo de apoyar y promover paquetes de inversión verde poscrisis que actúen como aceleradores de la transición hacia la neutralidad climática; Recover Better, que reclama políticas que construyan resiliencia frente a futuras crisis y actuar responsablemente para contribuir al futuro de las comunidades y garantizar la sostenibilidad a largo plazo en los negocios, todo ello, con el objetivo de alcanzar emisiones cero antes de 2050; y  ‘Build Back Better’, de la Fundación Ellen MacArthur para promover la Economía Circular, que nos permitirá impulsar el crecimiento económico, restaurar el medio ambiente y beneficiar a la sociedad. 

No cabe duda de que, si todos asumimos el compromiso, será posible un futuro mejor.

Ana Callol, VP de Comunicación, Asuntos Públicos y Sostenibilidad de CCEP Iberia