Nos ha tocado vivir en un entorno complejo. Además de la crisis sanitaria que sufrimos desde hace algo más de un año, la lucha contra el problema del cambio climático y el agotamiento de los recursos del planeta forman parte de las prioridades de la agenda política. Pero no solo de nuestros gobernantes; cada vez más, también es una preocupación de la sociedad. Los ciudadanos demandan soluciones y productos más sostenibles a empresas y gobiernos. Los retos ambientales son reales y urgentes pero el entorno es complejo, ya que hay que encontrar un equilibrio que nos permita proteger el planeta permitiendo un desarrollo de la sociedad y un crecimiento económico bajo el marco de la transición justa.

Ante esta situación de contexto tan complicada, Repsol no baja la guardia y reafirma su compromiso de seguir liderando la transición energética de una manera sostenible en el tiempo. Prueba de ello es que hemos sido la primera empresa de nuestro sector en adquirir el compromiso de ser emisiones netas cero en 2050, y una de las palancas principales en las que se va a apoyar la Compañía para conseguirlo es en la Economía Circular.  

En Repsol entendemos la economía circular como un nuevo modelo de producción y consumo que garantiza un crecimiento sostenible en el tiempo. Gracias a la economía circular en Repsol, minimizamos el consumo de los recursos vírgenes, optimizamos los procesos productivos, aumentamos la vida útil de nuestros productos, minimizamos la generación de residuos y fomentamos el aprovechamiento de los mismos, reciclándoles o convirtiéndolos en nuevos productos. 

Aplicamos la economía circular en todos los países donde operamos y a lo largo de toda la cadena de valor, desde la obtención de materias primas hasta la comercialización de nuestros productos. Ya tenemos más de 230 proyectos circulares en 14 países y nos apoyamos en la innovación y la tecnología para seguir evolucionando.  

En Repsol tenemos una estrategia de Economía Circular desde el año 2016, que complementa y reafirma nuestra Política de Sostenibilidad, nuestro compromiso de ser emisiones netas cero en 2050 y nuestro compromiso con la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Aunque contribuimos a los 17 ODS, por ser una empresa energética integrada centramos nuestros esfuerzos principalmente en los ODS 7 y 13, debido a nuestro papel en el acceso a la energía y la lucha contra el cambio climático. Aquí la economía circular marca la pauta de actuación: ecodiseñamos productos para que sean más sostenibles, minimizamos el consumo de energía tradicional sustituyéndola por energías renovables, o desarrollamos proyectos que priman el alquiler o el uso compartido frente a la compra de materiales, como pueden ser nuestros proyectos de Wible (carsharing con coches híbridos enchufables) o Solmatch (comunidades solares para autoconsumo), entre otros.

En segundo nivel, pero no menos importante, velamos por el cumplimiento de los ODS 6, 9 y 12, priorizando la innovación, la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos. Por ejemplo, en nuestros centros industriales implementamos proyectos para maximizar la recirculación del agua. También ayudamos a la sociedad a ser más sostenible, poniendo a su disposición productos como pueden ser los biocombustibles con huella cero, hechos a partir de materias primas residuales, lubricantes fabricados a partir de bases regeneradas, o la producción de Reciclex®.  Se trata de una materia prima que incorpora un porcentaje de plástico que ha terminado su vida útil, que de otra forma acabaría en el vertedero, y que se emplea para fabricar piezas para automoción o material para hospital, como batas quirúrgicas, tan importantes durante esta pandemia.

Y por último no menos importante es la relación entre la economía circular y el ODS 17, las Alianzas. En Repsol contamos con más de 200 socios estratégicos e instituciones con los que desarrollamos iniciativas circulares y creamos sinergias para acelerar su implementación. 

En Repsol hemos evolucionado para garantizar una transición energética justa, un crecimiento sostenible en el tiempo. En este marco la economía circular ha pasado de ser una tendencia a convertirse en una realidad. Pero esto no es solo un tema de las empresas, es un tema de todos: juntos, los gobiernos, las empresas y la sociedad, conseguiremos enfrentarnos y superar los principales retos que se nos han presentado. 

Fernando Ruiz Fernández

Director de Sostenibilidad en Repsol