750.000 millones de euros. Esta cuantía es la que ha concedido la Unión Europea a España a través del programa Next Generation EU para poner en marcha su Plan de Recuperación, transformación y resiliencia. Un Plan nacional que tiene como objetivo, no sólo ser una vía de escape a la crisis económica provocada por la COVID-19, sino también sentar las bases para construir un país más sostenible, respetuoso con las personas y el planeta.

En concreto, el plan gira en torno a cuatro ejes: transición ecológica, transformación digital, igualdad de género y cohesión social y territorial, todos ellos alineados con la Agenda 2030. Es por ello que, en nuestra publicación “ODS Año 6: la Agenda desde un enfoque sectorial”, hemos dedicado un capítulo específico a analizar las diferentes alusiones sectoriales que se plantean en el mismo y que tienen por objetivo aliviar los efectos de la crisis económica y propiciar a su vez la transformación a modelos más sostenibles.

De hecho, el Plan establece cuáles son las transformaciones necesarias en los diferentes sectores económicos y propone una serie de estrategias y normativas a impulsar para que dichas transformaciones se produzcan en los próximos años.

¿Quieres conocerlas? A continuación, las analizamos sector a sector.

Comercio y distribución 

Nuestra última publicación pone de manifiesto que este es uno de los sectores que más tiene que acelerar en la contribución de los ODS. Para ello, el plan de recuperación propone una transformación del mismo basada, entre otros puntos, en la digitalización, el apoyo al comercio local y la inclusión de criterios de sostenibilidad como valor diferencial. Para ello, el plan propone diferentes estrategias y normativas como el Programa de Mercados Sostenibles, el Programa de Impulso de la Competitividad y Sostenibilidad Industrial o la Estrategia Regional frente al Reto Demográfico.

Las ayudas al respecto ya están en marcha. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha convocado tres líneas específicas de ayudas para modernizar el sector comercial dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia financiadas: mercados sostenibles en zonas urbanas comerciales, mercados sostenibles en zonas rurales y fortalecimiento del sector comercial en zonas turísticas.

Construcción e ingeniería civil

Alcanzar los objetivos de eficiencia energética pasa necesariamente por mejorar las características tanto de las viviendas existentes como de las que están por construir. Por ello, las transformaciones previstas para este sector incluyen la rehabilitación y regeneración urbana como pieza clave en la reactivación del sector de la construcción y sector inmobiliario y también la renovación del parque nacional de edificios con alta eficiencia energética. En esta tarea será vital la implementación de la Agenda Urbana Española y los programas de rehabilitación energética de edificios (PREE) así como la legislación sobre edificación, entre otras estrategias y normativas señaladas dentro del Plan.

Sector agroalimentario

Se estima que el 27% de las emisiones antropogénicas de GEI a nivel mundial están asociadas a la actividad del sector agroalimentario, lo que denota la importancia de las empresas alimentarias para lograr los objetivos climáticos marcados por la comunidad europea. Por ello, no es de extrañar que este sector tenga un papel central en el Plan de Recuperación. Éste pone el foco en la transformación sostenible del mismo, fomentando especialmente los procesos de economía circular y el impulso de la tecnología y la digitalización. Las acciones propuestas para conseguirlo son, entre otras, dos planes de impulso de la sostenibilidad y competitividad, uno para el sector de la agricultura y la ganadería y otro para el pesquero, además de una estrategia de digitalización específica para mejorar la competitividad del sector Agroalimentario y del Medio Rural.

Sector farmacéutico y sanitario

La pandemia de la COVID-19 ha evidenciado los puntos débiles de nuestro sistema de salud. De ahí que el plan de recuperación ponga el foco en el fortalecimiento del mismo, además de sugerir una reforma de la regulación de medicamentos y productos sanitarios. Para lograrlo, el plan recoge medidas para aumentar la inversión en tecnología, mejorar la prevención y promoción de la salud y aumentar la capacidad de respuesta ante crisis sanitarias. Y en cuanto a lo que concierne al sector farmacéutico, se propone un Plan Estratégico de la Industria Farmacéutica y otro para la racionalización del consumo de productos farmacéuticos y fomento de la sostenibilidad.

Sector industrial

La inversión total estimada para este sector es de 3.782 millones de euros. Éstos se dedicarán principalmente a la transformación digital, el refuerzo de la industria en España y el fomento de la economía circular y la gestión de recursos. Los instrumentos que plantea el plan para conseguirlo son, entre otros, una Estrategia Española de Impulso Industrial 2030, que partirá de una reforma de la Ley de Industria que data de 1992, adaptándola a la realidad industrial y económica actual, y un Plan de apoyo a la implementación de la normativa de residuos y al fomento de la economía circular.

Sector servicios financieros de banca y seguros

La correcta orientación de la financiación es una de las claves para lograr una transición hacia una economía más sostenible. Y, de hecho, el Plan de Recuperación propone entre las transformaciones para este sector, la reorientación y alineación de los flujos de capital hacia una economía e inversiones bajas en carbono y más sostenibles, la adaptación a los riesgos asociados al cambio climático. El plan también pone a las personas en el centro, para las que incluye una un refuerzo de la protección de los y las ciudadanas y la inclusión financiera. Para hacerlo posible, el plan incluye la emisión de bonos verdes por parte del Tesoro del Reino de España y el desarrollo de un Plan Nacional de Acción de Finanzas Sostenibles, entre otras acciones.

Servicios profesionales

Las trasformaciones sugeridas para este sector se centran en el impulso de un ecosistema emprendedor y la especial atención a las necesidades de las pymes. Se propone para este sector una Ley de Creación y Crecimiento Empresarial y una Estrategia España Nación Emprendedora, entre otras medidas.

Telecomunicaciones y nuevas tecnologías

El sector de telecomunicaciones y nuevas tecnologías, gracias a su carácter innovador, puede ser una de las palancas para impulsar el logro de la Agenda 2030. Esta concepción está incluida en el Plan que destaca el impulso en la creación de empresas emergentes altamente innovadoras en el ámbito tecnológico (startups) e industrial mediante de una nueva Ley de Startups. Conectividad, 5G y ciberseguridad son otras de las áreas sobre las que se quiere dirigir la transformación del sector a través, por ejemplo, de una Estrategia de Impulso a la Tecnología 5G.

Turismo

Este sector ha sido tradicionalmente uno de los motores de la economía española. Sin embargo, con la irrupción de la COVID-19 su peso sobre el PIB cayó del 12,4% a mínimos históricos, siendo una de las industrias más afectadas de nuestro país. Teniendo en cuenta la difícil situación que atraviesa, el Plan recoge una serie de transformaciones ambiciosas para propiciar su recuperación, que se apoyan en el fomento de la sostenibilidad y la resiliencia del mismo. De este modo, el documento propone una modernización del sector turístico español desde una perspectiva integral, incluyendo la sostenibilidad de los destinos y productos turísticos, el fortalecimiento del comercio en las zonas turísticas y el impulso de la España rural. Para ello, el gobierno plantea como acción principal una Estrategia de Turismo Sostenible España 2030 que complementa a su vez con varios planes y programas de sostenibilidad, digitalización y resiliencia.

Utilidades y energía

Como no podía ser de otra forma, las transformaciones recogidas para este sector se basan principalmente en el impulso de la energía renovable, posicionándole como un vector para conseguir una economía verde y baja en carbono. Para ayudarle a emprender este cambio, el Plan lanza tres marcos: uno normativo para el fomento de la generación renovable; otro para la innovación y el desarrollo tecnológico en este campo; y por último, un marco habilitador para la integración de las renovables en el sistema energético. Además, también menciona una hoja de ruta del hidrógeno y la puesta en marcha de convenios de transición justa en zonas de transición energética, llamando al trabajo en alianza para conseguir resultados más rápida y eficazmente.


Para más información visita nuestro espacio sectoresxlosods.org