El valor añadido principal es acreditarnos frente a muchos de nuestros clientes, muchos del entorno anglosajón, que cada día dan más importancia a la forma en la que se gestan los proyectos empresariales. Por otro lado, ayudar a impulsar internamente los procesos éticos que, de otra manera, no serían considerados en muchos ámbitos de gestión.