Desde nuestra entidad entendemos que cualquier empresa que adquiera un compromiso propio con el reto mundial de la sostenibilidad y los Diez Principios del Pacto Mundial, debe incorporar de forma activa criterios ambientales, sociales y de Buen Gobierno en los procesos, productos y servicios de la empresa, teniendo en cuenta los impactos que genera en la sociedad y, por tanto, en la comunidad en la que opera, estableciendo para ello un diálogo con los interlocutores de sus grupos de interés contribuyendo a que éstos se impregnen de los Diez Principios y los ODS.