4 de mayo 2021 |

Actualidad

4 recomendaciones de financiación a empresas y mercados para revertir la crisis, según el último informe de Naciones Unidas

Compartir

Etiquetas

La COVID-19 puede conllevar una década perdida para el desarrollo sostenible. Así se plasma en un completo Informe sobre la financiación del desarrollo sostenible presentado recientemente por el Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre la Financiación para el Desarrollo de Naciones Unidas (IATF, por sus siglas en inglés). Esta taskforce fue convocada por el Secretario General para el seguimiento de la Agenda de Addis Abeba y está formado por más de 60 organismos, programas y oficinas de las Naciones Unidas, comisiones económicas regionales y otras instituciones internacionales.

El documento subraya el riesgo de un mundo fuertemente divergente a corto plazo en el que las diferencias entre ricos y pobres se amplían porque algunos países carecen de los recursos financieros necesarios para combatir la crisis de la COVID-19 y su impacto socioeconómico. Los riesgos a corto plazo se ven agravados por los crecientes riesgos sistémicos, como el cambio climático.

Asimismo, el informe recomienda acciones inmediatas para evitar este escenario y plantea soluciones para movilizar las inversiones en las personas y en las infraestructuras para reconstruir mejor. También establece reformas para la arquitectura financiera y política mundial con el fin de garantizar que éstas apoyen una recuperación sostenible, resiliente y alineada con la Agenda 2030.

Recomendaciones

Destinadas a empresas privadas y mercados financieros, las recomendaciones para mejorar su sostenibilidad, son las siguientes:

1. Predominio del largoplacismo

Los horizontes de inversión a corto plazo contribuyen a la volatilidad del mercado y condicionan el comportamiento de las empresas. Una economía sostenible requiere inversión en personas, innovación y capital físico. Pero estas inversiones necesitan tiempo para dar sus frutos y son fundamentales para la futura creación de valor.

El  cortoplacismo va en contra del interés de la mayoría de los ahorradores (y, por tanto, de la mayoría de los accionistas), que tienen un horizonte de inversión estimado de trece años en promedio porque, por ejemplo, están ahorrando para la jubilación.

Los cambios en el gobierno corporativo son también necesarios para hacer frente al cortoplacismo. Para ello, las empresas pueden adoptar las siguientes medidas:

  • Asumir compromisos públicos con objetivos a largo plazo vinculados a todas sus partes interesadas, como los compromisos de emisiones netas cero, la conservación de la biodiversidad, la reducción de los residuos, el trabajo decente y la igualdad de género.
  • Vincular las compensaciones al cumplimiento de objetivos sociales y medioambientales a más largo plazo.  Esto debe comenzar con los directores generales y ser incorporado en todas las organizaciones para crear un cambio en la cultura corporativa.

2. Mejorar y facilitar la rendición de cuentas del sector privado

La transformación del sector privado no puede lograrse sin una mayor transparencia sobre el impacto de las empresas en los ODS. En 2019, el 90% de las empresas del S&P 500 publicaron un informe de sostenibilidad frente a solo el 20% en 2011.

Hay una serie de realidades que hacen que siga siendo un reto para los inversores y los consumidores comprender la huella ambiental y social de las empresas. Entre estas destacan que la información publicada no suele ser comparable entre empresas o en el tiempo y tiende a centrarse en indicadores cualitativos más que en datos cuantitativos. También es cierto que sigue existiendo confusión sobre el marco que deben seguir las empresas para proporcionar información relacionada con la sostenibilidad y se enfrentan a marcos de información fragmentados. En el caso de las grandes empresas, se puede dar que reciban multitud de encuestas y cuestionarios sobre sostenibilidad, incluidos por parte de los inversores, por lo que un mismo tema puede medirse de muchas maneras y se puede informar a través de múltiples canales, dependiendo del marco seleccionado y del cuestionario específico. Esto crea una complejidad y una carga de información innecesarias para las empresas.

Algunas recomendaciones para trabajar son:

  • Ampliar el alcance de los informes de sostenibilidad. Un informe ampliado incluye también información sobre el impacto de las actividades de la empresa sobre cuestiones ambientales y sociales. Este nivel de divulgación proporcionaría información significativa no sólo a quienes las financian, como los accionistas, sino también a clientes, empleados y comunidades locales.
  • Armonizar los informes. Para esto se requiere el liderazgo de los responsables políticos y la influencia de las bolsas de valores.
  • Contemplar el enfoque internacional. La cooperación internacional es fundamental para desarrollar las bases de una solución coherente a nivel mundial y evitar que haya varias normas para las empresas y la fragmentación del mercado de capitales. Como custodio de los ODS, el sistema de las Naciones Unidas está bien situado para apoyar el desarrollo de métricas sociales y medioambientales para las empresas que estén vinculadas a los Objetivos Globales.
  • Un repositorio abierto de datos de sostenibilidad de las empresas crearía más transparencia y ayudaría a los consumidores e inversores a tomar decisiones de compra y financiación.
  • Reforzar a los países más rezagados en este ámbito. Para ello existen herramientas desarrolladas con este fin, como la Herramienta de Desarrollo Contable de la UNCTAD.

3. Integrar la sostenibilidad en las prácticas bancarias

El interés de las instituciones financieras por integrar la sostenibilidad en sus prácticas  está acompañado de la necesidad de obtener una imagen completa de los riesgos que están asumiendo. Los riesgos relacionados con la sostenibilidad, el cambio climático o prácticas laborales insostenibles se están incorporando a los modelos de evaluación de riesgos de los bancos.

Existen algunas iniciativas destacables, como:

  • Los Principios de la Banca Responsable, a los que se han adherido 200 bancos, los cuales representan un tercio del sector bancario mundial.
  • La Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI) ha desarrollado una herramienta para que los bancos analicen el impacto asociado a sus carteras de préstamos minoristas y mayoristas sobre los elementos básicos de los ODS.
  • En 2020, un grupo de 26 instituciones financieras firmaron un compromiso de Financiación de la Biodiversidad en el que se comprometían, a más tardar en 2024, a evaluar su propio impacto en la materia y el de las empresas a las que financian.

4. Promover la inversión sostenible

La crisis de la COVID-19 ha reforzado el interés de los inversores por las inversiones sostenibles al poner de relieve los riesgos que plantean los factores no financieros. Los fondos ASG se comportaron mejor durante las turbulencias del mercado que los fondos comparables que no son ASG y experimentaron entradas récord en 2020.

En el mercado de deuda, junto con los bonos verdes, la emisión de bonos sociales aumentó 7 veces entre 2019 y 2020 (hasta unos 150.000 millones de dólares), principalmente para financiar paquetes de ayuda de organismos gubernamentales y bancos de desarrollo. Mientras tanto, los bonos verdes siguieron aumentando, alcanzando más de 300 mil millones de dólares en 2020 (frente a los 271 mil millones de dólares de 2019). El interés de los inversores por la financiación sostenible se ha visto impulsado por la convicción de que las empresas deben gestionar riesgos y oportunidades relacionados con la sostenibilidad para crear valor a largo plazo. Algunos de los fondos de nueva creación van más allá de la gestión de los riesgos relacionados con la sostenibilidad y se centran en lograr resultados positivos tanto sobre el desarrollo sostenible como en el rendimiento financiero.


Si quieres formar parte del mayor movimiento mundial por la sostenibilidad ¡HAZTE SOCIO! y da un paso adelante en tu compromiso.

Conoce con mayor detalle nuestra aportación de valor consultando nuestro exclusivo CATÁLOGO DE SERVICIOS.

Si estás interesado/a, déjanos tus datos en este FORMULARIO y nos pondremos en contacto contigo.

¡Únete a la DÉCADA DE ACCIÓN!

Únete

Si quieres formar parte del mayor movimiento mundial por la sostenibilidad ¡HAZTE SOCIO! y da un paso adelante en tu compromiso.

Hazte socio
Te puede interesar

2 de noviembre 2021 |

Guiamos tu camino hacia la sostenibilidad

19 de octubre 2021 |

Celebramos diez años de los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos

15 de octubre 2021 |

3 recursos clave para trabajar los derechos humanos en tu empresa

13 de octubre 2021 |

El sector agroalimentario figura en el quinto puesto de contribución a los ODS, según un estudio del Pacto Mundial de Naciones Unidas España