Contribuye a los derechos humanos combatiendo la pobreza laboral en la cadena de suministro

El día 10 de diciembre es el Día Internacional de los Derechos Humanos. Queremos llamar la atención sobre la importancia que tienen los salarios dignos en la cadena de suministro de las empresas para contribuir a los derechos humanos desde el sector privado, especialmente en este caso, por parte de las empresas con actividad internacional. Conscientes de la necesidad de tomar acciones en este sentido, el Pacto Mundial de Naciones Unidas ha lanzado una plataforma online en inglés y castellano en abierto para avanzar hacia el trabajo digno en las cadenas de suministro partiendo de esta palanca de acción.

Garantizar salarios dignos en la cadena de suministro impacta plenamente con el Principio 2 del Pacto Mundial de Naciones Unidas, con el Principio 3 en lo referente a la negociación colectiva y sobre los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos.

Pero, además, garantizar un salario digno es un acelerador para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), pues promueve directamente varios ODS y otros de manera indirecta. Entre los primeros figuran: el Objetivo 1 de fin de la pobreza, el Objetivo 5 de igualdad de género; el Objetivo 8 de trabajo decente y crecimiento económico y el Objetivo 10 de reducción de las desigualdades.

Mejorar la gestión de los derechos humanos es un objetivo de la responsabilidad empresarial

Las empresas españolas van mejorando en su gestión de la sostenibilidad, sin embargo, el área de los derechos humanos es una de las menos trabajada, pues estimamos que solo una cuarta parte de las empresas de nuestro país tienen una política de DD.HH.

Habitualmente se entiende que el trabajo es la vía de escape para salir de la pobreza. Sin embargo, la pobreza laboral es una realidad en todo el mundo y se ha visto agravada por la crisis de la COVID-19. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reporta que el 8% de los trabajadores/as a nivel global están clasificados como trabajadores/as pobres. 327 millones de asalariados/as reciben sueldos por debajo del salario mínimo aplicable por hora. Esta cifra representa 19% de todos los asalariados e incluye a 152 millones de mujeres. Más de 630 millones de trabajadores/as en todo el mundo -casi uno de cada cinco, lo que representa el 19% de todos los empleados- no ganaron lo suficiente para salir ellos y sus familias de la pobreza extrema o moderada en 2019. Todo esto contribuye a que más de 700 millones de personas alrededor del mundo continúan viviendo en la pobreza.

Además, las causas primordiales de los riesgos laborales, como el trabajo infantil, el trabajo forzado y el trabajo en condiciones poco seguras, conceptos vinculados plenamente a los derechos humanos, suelen estar ligadas a la pobreza y a acuerdos laborales en situación de vulnerabilidad. Todo ello supone amenazas claras para unas condiciones de vida digna.

Un “estándar de vida adecuado” y  unas “condiciones laborales justas y favorables” son derechos humanos reconocidos universalmente. La Declaración de los Derechos Humanos (artículo 25) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 7) dejan claro el indisoluble vínculo entre empleo y un adecuado nivel de vida, y brindan a las empresas la oportunidad de actuar para respetar estos derechos a través de, por ejemplo, el establecimiento de salarios dignos.

Los Principios Rectores establecen que las empresas deben cuidar de los derechos humanos con la debida diligencia para identificar, mitigar y dar cuenta de cómo hacen frente a los efectos adversos de su actividad sobre estos derechos. El tomar medidas en sitios donde se han identificado sueldos bajos como un factor de riesgo sobre los derechos de los trabajadores/as, como parte de un proceso para preservar diligentemente los derechos humanos, es una forma de alinearse con los Principios Rectores. Más aún, como parte de su responsabilidad para preservar los derechos humanos con la debida diligencia, las compañías deberían tomar la iniciativa con su cadena de suministro para promover salarios dignos en sitios donde se ha identificado la presencia de salarios bajos, independientemente la debilidad de las legislaciones de algunos países.

Beneficios para las empresas que implementan salarios dignos

Las acciones destinadas a asegurar salarios dignos en las cadenas de suministro bien podrían constituir una importante inversión, tanto para empresas compradoras, como proveedoras.

En el caso de las primeras, además de cumplir con una obligación y minimizar los riesgos, se puede destacar que sería una palanca para cumplir con los requisitos de afiliación a iniciativas o plataformas o para cumplir con los compromisos de sostenibilidad pública. Más allá de esto, existen motivaciones regulatorias, comerciales y de reputación significativas por parte de inversionistas, consumidores y organismos reguladores. Los beneficios para los compradores pueden ser directos -en términos de manejar una oferta de calidad, un efectiva gestión del riesgo y al mejorar su prestigio- e, indirectamente, al promover e implementar los procesos y cambios necesarios al sistema para mejorar los resultados de la empresa: por ejemplo, el consolidar y recortar las cadenas de suministro podría ser necesario para triunfar en los esfuerzos por establecer salarios dignos que puedan traer amplios beneficios en términos de relaciones comerciales y resiliencia en el abastecimiento. También el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) introdujo recientemente nuevos requisitos en relación a los salarios dignos.

Para los proveedores, existen ventajas fruto de las mejoras salariales a los trabajadores/as peor retribuidos, que incluyen: menor rotación de personal y ausentismo;  reducción en los costes de capacitación; mayor motivación y compromiso que redunda en mejoras de la productividad y calidad; mejor control de las horas extras; acceso a mercados y una mejor reputación que implica a su vez una relación más positiva con clientes y trabajadores/as (incluyendo futuros empleados/as) y comunidad en general.

Es hora de pasar a la acción

Los aspectos salariales en las cadenas de suministro pueden ser complejos, pero los pasos prácticos que pueden dar las compañías no son complicados. El punto de arranque consiste en comprender cómo están los salarios en la cadena de suministro, priorizar qué puede hacer la compañía directamente, qué se puede hacer en colaboración con los proveedores y qué pasos requieren compromiso y coordinación con colegas de la industria y otras partes interesadas.

La plataforma de acción para mejorar los salarios en las cadenas de suministro permitirá a las empresas:

  • Entender el concepto de salario digno como un aspecto esencial del trabajo decente y su importancia para reducir la pobreza laboral
  • Destacar los incentivos para que las empresas garanticen un salario digno a todos los empleados, tanto como beneficio empresarial como contribución a la consecución de la Agenda 2030
  • Utilizar las herramientas y los recursos recomendados por los expertos para apoyar el diseño de una estrategia salarial eficaz, incluidos los pasos para desarrollar un plan de implementación.
  • Aprovechar los ejemplos de buenas prácticas y las lecciones aprendidas de las empresas homólogas para crear políticas efectivas para implementar una estrategia salarial

La necesidad que tienen las empresas de considerar a los salarios justos como un aspecto fundamental del trabajo digno ha ganado protagonismo en los últimos años, y se sabe de varias organizaciones y compañías que están tomando acciones concretas para lograrlo. Existen numerosas lecciones y experiencias de las cuales aprender, especialmente de las cadenas de valor de la industria agrícola y de la moda. Las compañías que compran de las cadenas de suministro necesitan coordinarse entre ellas mismas y asociarse con colegas de la industria y otros compradores, proveedores, órganos reguladores, trabajadores/as y sus representantes u otras organizaciones relevantes.

Si quieres conocer más sobre la gestión sostenible de los proveedores, descarga nuestro Whitepaper nº3 Gestión responsable de la cadena de suministro: trasladando el compromiso por la sostenibilidad a los proveedores.

Si quieres saber cómo trabajamos los DD.HH. con las empresas y cuáles son nuestros recursos, consulta nuestra página temática.

Compartir

Etiquetas

Te puede interesar

Centro de preferencias de privacidad

Cookies ténicas

Permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan.

wordpress_test_cookie, wp-settings-time-1, wp-settings-1, wp-settings-{time}-{UID}, wordpress_[hash], wordpress_logged_in_[hash],gdpr[allowed_cookies],gdpr[consent_types]

Cookies de personalización

Permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como, por ejemplo, el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

NID

Cookies de análisis

Permiten al responsable de las mismas el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

_ga,_gid,_gat,AMP_TOKEN,_gac_,CONSENT,VISITOR_INFO1_LIVE,YSC

Cookies de publicidad

Permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado en base a criterios como el contenido editado o la frecuencia en la que se muestran los anuncios.

1P_JAR, ANID, IDED