30 de marzo 2021 |

Actualidad

El Parlamento europeo allana el camino hacia las cadenas de suministro sostenibles

Compartir

Etiquetas

Hace unos meses, Sanda Ojiambo, como CEO del Pacto Mundial de Naciones Unidas, hablaba en el 9º Foro Anual de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos sobre el apoyo de nuestra iniciativa a la obligatoriedad de la diligencia debida. Ahora, esta misma indicación es liderada por el Parlamento europeo, que reclama una nueva legislación en la Unión Europea que obligue a las empresas a respetar estándares medioambientales y de derechos humanos en sus cadenas de producción.

[quote align=’left’] “Las empresas deben hacer lo necesario para evitar que su actividad provoque daños a las personas y al planeta.” Lara Wolters (S&D, Países Bajos)[/quote]

Así lo muestra un informe de iniciativa legislativa aprobado con 504 votos a favor, 79 en contra y 112 abstenciones, en el que la Cámara reclama la adopción urgente de normas vinculantes en la UE para asegurar que las compañías son responsables y objeto de sanción cuando provoquen un daño -o contribuyan a provocarlo- a los derechos humanos, el medio ambiente o la gobernanza. Su intención es presentar una propuesta en este ámbito este año.

Según la portavoz Lara Wolters, “la nueva legislación sobre diligencia debida tiene que fijar estándares para una conducta empresarial responsable dentro y fuera de Europa. No podemos aceptar que la deforestación o el trabajo forzoso sean parte de la cadena global de suministro. Las empresas deben hacer lo necesario para evitar que su actividad provoque daños a las personas y al planeta. Las reglas también deben dar a las víctimas el derecho a recibir asistencia y buscar compensación, garantizando a la vez condiciones equitativas y seguridad jurídica a las empresas”.

¿Qué es la debida diligencia?

La debida diligencia es entendida como un proceso que ayuda a las organizaciones a identificar, prevenir, mitigar y rendir cuentas por los impactos negativos de sus actividades o de las que se deriven de sus relaciones de negocio sobre un área concreta, normalmente los derechos humanos o el medioambiente.

Para llevar a cabo este proceso las empresas tendrán que realizar tres pasos: evaluar el impacto real y potencial de las actividades, productos y servicios de la empresa, sobre los derechos humanos o el área planteada; tomar las medidas necesarias para prevenir y mitigar esos riesgos y hacer un seguimiento de las respuestas y la comunicación de la forma en que se hace frente a las consecuencias negativas.

Los eurodiputados creen que la diligencia debida es, sobre todo, un instrumento preventivo que obliga a las empresas a tomar medidas proporcionales basadas en la probabilidad y gravedad del daño, el sector de actividad, el tamaño y la extensión de la cadena de valor y el tamaño de la entidad.

¿A quién afectaría la obligatoriedad?

Esta nueva legislación afectaría a todas aquellas empresas que operen en la Unión Europea, aunque no tengan sede en territorio europeo. Éstas deberán probar que cumplen los estándares de diligencia en lo referido a derechos humanos y medioambiente. Y, es más, el Parlamento propone establecer medidas adicionales para asegurar su cumplimiento, incluida la prohibición de la importación de productos vinculados a graves violaciones, como el trabajo infantil o forzoso.

Asimismo, para garantizar el derecho de reparación, las empresas serán consideradas legalmente responsables por sus acciones y podrán ser sancionadas por el daño causado o su contribución, a no ser que puedan demostrar que actuaron en línea con las obligaciones de diligencia debida y tomado medidas para evitar el efecto adverso. 

¿Las pymes también?

El Parlamento europeo quiere asegurarse de que las condiciones de competencia sean justas. Por ello, el futuro marco legislativo sobre diligencia debida está planteado para abarcar la mayor parte del tejido empresarial en Europa. De este modo, se aplicaría a todas las grandes compañías sujetas a las leyes europeas o establecidas en territorio de la UE y también a las pequeñas y medianas empresas que cotizan en bolsa. Por su parte, las pequeñas y medianas empresas de alto riesgo deberían recibir ayuda técnica para cumplir los requisitos.

Más sobre la gestión sostenible de la cadena de suministro

El Pacto Mundial de Naciones Unidas en España es consciente de la relevancia de esta materia para el conjunto empresarial español y por ello ofrece a las empresas recursos y guías que les ayude a iniciar el camino hacia la gestión responsable. Entre ellos, destaca el paper recientemente publicado “Gestión responsable de la cadena de suministro: trasladando el compromiso por la sostenibilidad a los proveedores”. Éste tiene como objetivo ofrecer a las empresas claves, recursos y herramientas para trasladar su compromiso por la sostenibilidad a su cadena de suministro, de manera que el espíritu del desarrollo sostenible esté presente en toda la cadena de valor.


Si quieres saber más sobre esta temática no te pierdas nuestros artículos sobre las oportunidades de la gestión responsable de la cadena de suministro y la utilización del marco de la Agenda 2030 para gestionar de forma sostenible la cadena de valor.

Si quieres formar parte del mayor movimiento mundial por la sostenibilidad ¡HAZTE SOCIO! y da un paso adelante en tu compromiso.

Conoce con mayor detalle nuestra aportación de valor consultando nuestro exclusivo CATÁLOGO DE SERVICIOS.

Si estás interesado/a, déjanos tus datos en este FORMULARIO y nos pondremos en contacto contigo.

¡Únete a la DÉCADA DE ACCIÓN!

Únete

Si quieres formar parte del mayor movimiento mundial por la sostenibilidad ¡HAZTE SOCIO! y da un paso adelante en tu compromiso.

Hazte socio
Te puede interesar

2 de noviembre 2021 |

Guiamos tu camino hacia la sostenibilidad

19 de octubre 2021 |

Celebramos diez años de los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos

15 de octubre 2021 |

3 recursos clave para trabajar los derechos humanos en tu empresa

13 de octubre 2021 |

El sector agroalimentario figura en el quinto puesto de contribución a los ODS, según un estudio del Pacto Mundial de Naciones Unidas España