Principio 3

«Las empresas deben apoyar la libertad de afiliación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva»

Respetar los derechos humanos significa que las empresas deben actuar con la debida diligencia para evitar la violación de los derechos humanos («do no harm”) y deben abordar los impactos adversos sobre los derechos humanos que les afectan.

Principio 3

Las empresas deben apoyar la libertad de afiliación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva

El término de libertad de afiliación hace referencia al derecho de empresarios y trabajadores a constituir asociaciones y sindicatos en función de sus necesidades. Los empresarios no deben interferir en la decisión de un empleado sobre su derecho de afiliación ni discriminado por afiliarse, como tampoco un representante de dicho empleado.

 

La libertad de afiliación implica que los empresarios, los sindicatos y los representantes de los trabajadores puedan discutir libremente sus problemas en los centros de trabajo con el fin de alcanzar acuerdos conjuntamente aceptados. Así como permitir que los trabajadores (y las organizaciones) ejerzan su derecho de defender sus intereses económicos y sociales.

 

El término de negociación colectiva se refiere al proceso o actividad que conduce a la firma de un convenio colectivo. La negociación colectiva es un proceso voluntario utilizado para determinar las exigencias y las condiciones de trabajo y para regular las relaciones entre los empresarios, los trabajadores y sus organizaciones.

 

Por qué deben preocuparse las entidades

Las empresas enfrentan muchas incertidumbres en el actual mercado global en continuo cambio. El establecimiento de un auténtico diálogo con representantes de los trabajadores elegidos libremente, permite que tanto los trabajadores como los empleadores puedan comprender los problemas que surjan en el negocio y encontrar la manera de resolverlos. La libertad de asociación y el ejercicio de la negociación colectiva proporcionan oportunidades para el diálogo constructivo y de no confrontación.

Esto aprovecha la energía necesaria para formular soluciones que resultan en beneficios para la empresa, sus grupos de interés, y la sociedad en general y con frecuencia es más flexible y eficaz que la regulación estatal. Por lo tanto puede ayudar a prever posibles problemas y avanzar en mecanismos pacíficos para tratar con ellos. Un número de estudios indican que la dinámica resultante de la libertad de asociación puede poner en marcha un «trabajo decente» ciclo que aumenta la productividad, los ingresos y los beneficios para todos los interesados.

Por otra parte, la garantía de la representación a través de una «voz en el trabajo» facilita las respuestas locales a una economía globalizada, y sirve como base para el crecimiento sostenible y la rentabilidad de las inversiones seguras. Los resultados ayudan a cerrar la brecha de representación cada vez mayor en sistemas de trabajo globales, y facilitar la entrada de esas personas, regiones y sectores económicos – especialmente las mujeres y los trabajadores del sector informal – que de otra manera pueden ser excluidos de participar en los procesos de creación de ambientes de trabajo decente.

¿Qué pueden hacer las empresas?

En el lugar del trabajo

En la mesa de negociación

En la comunidad de la operación

Recursos
Principio 2

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

_ga.pactomundial.org, -gat.pactomundial.org,_gid.pactomudnial.org,PHPSESSID

Advertising

Analytics

Other